Síndrome de Dressler

¿Qué es el síndrome de Dressler?

El síndrome de Dressler es una afección inflamatoria que puede afectar negativamente la fisiología del músculo cardíaco. Nombrado para el cardiólogo William Dressler, quien describió por primera vez la enfermedad en la década de 1950, el síndrome de Dressler es una forma de pericarditis que puede volverse crónica. Se considera que la condición es el resultado de la respuesta inmunitaria hiperactiva del cuerpo a una lesión o enfermedad que afecta el corazón. El tratamiento para el síndrome de Dressler se centra en el manejo de los síntomas y puede implicar el uso de medicamentos antiinflamatorios.

La lesión del músculo cardíaco generalmente desencadenará la producción de anticuerpos en un esfuerzo por reparar el daño físico resultante. Cuando la producción de anticuerpos continúa innecesariamente, puede inflamar el delicado tejido membranoso que rodea el corazón, conocido como el pericardio. La inflamación pericárdica a menudo se presenta como consecuencia de un daño físico sostenido que se origina en un trauma en el músculo cardíaco, como lo que puede ocurrir durante un ataque cardíaco. También conocido como síndrome de infarto posmiocardial, el síndrome de Dressler puede causar la acumulación de líquido dentro del pericardio, conocido como un derrame pericárdico, que afecta la función cardíaca.

Diagnóstico

El síndrome de infarto posmiocardial generalmente se detecta con pruebas de diagnóstico diseñadas para evaluar la condición y la funcionalidad del músculo cardíaco. Si se sospecha un derrame pericárdico junto con el síndrome de Dressler, se pueden usar pruebas de imágenes, como un ecocardiograma y una radiografía de tórax, para evaluar la acumulación de líquido alrededor del músculo cardíaco. Se pueden realizar pruebas de laboratorio adicionales, incluido un panel de sangre, para buscar marcadores indicativos de inflamación, como un recuento alto de glóbulos blancos (WBC).

Síntomas

Las personas con síndrome de Dressler generalmente desarrollarán signos y síntomas que pueden parecerse a los asociados con un ataque cardíaco. La inflamación pericárdica puede inducir dolor intenso en el pecho que puede ir acompañado de dificultad para respirar. Algunas personas pueden experimentar fatiga pronunciada o malestar que pueden presentarse con fiebre o no. Si se permite que un derrame pericárdico progrese, las personas pueden desarrollar palidez, palpitaciones o desmayos.

Complicaciones

Si se ignoran los síntomas del síndrome de Dressler, pueden surgir complicaciones graves. El aumento de la acumulación de líquido dentro del pericardio puede afectar la función cardíaca. La inflamación crónica del pericardio también puede causar daño permanente al pericardio, como cicatrices, que pueden inhibir la circulación y la capacidad del corazón para flexionar y bombear correctamente. Las personas con función cardiovascular deteriorada también pueden estar en riesgo de desarrollar afecciones secundarias como inflamación pulmonar o pleuritis.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, se pueden usar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés) para aliviar la incomodidad leve. Los casos moderados de síndrome de Dressler pueden requerir la administración de medicamentos antiinflamatorios para aliviar la irritación pericárdica. También se pueden administrar medicamentos adicionales para suprimir la inmuno-respuesta del cuerpo a la inflamación existente. La acumulación excesiva de líquido o la cicatrización pericárdica pueden requerir la colocación de un catéter quirúrgico para aliviar la presión o la eliminación del pericardio.