Sarcoma de Ewing

¿Qué es un sarcoma de Ewing?

El sarcoma de Ewing es un tumor maligno de células redondas que se presenta en o cerca de los huesos y los tejidos blandos. Se ve con mayor frecuencia en las costillas, el fémur, la pelvis y el húmero. Este tipo de cáncer generalmente afecta a adolescentes de 10 a 20 años de edad, afectando a uno de cada 50,000 adolescentes y representando el 30 por ciento de todos los incidentes de cáncer de hueso en la juventud. No es poco común, sin embargo, en niños pequeños o adultos.

Causas

Todavía no está claro qué causa el sarcoma de Ewings. Algunos investigadores creen que es causada por una translocación en los cromosomas 11 y 22. Otros creen que está relacionado con un crecimiento óseo rápido, lo que explicaría por qué es más común en adolescentes.

Síntomas

Los síntomas del sarcoma de Ewing pueden variar de leves a severos. Los síntomas más leves incluyen hinchazón, dolor y enrojecimiento alrededor del sitio del tumor y fiebre. La pérdida de peso, la disminución del apetito y la fatiga son otros síntomas comunes. Dependiendo de dónde se encuentre el tumor, especialmente si está cerca de la columna vertebral, puede causar hormigueo, entumecimiento e incluso parálisis e incontinencia. El sitio del tumor suele ser muy susceptible a las roturas, generalmente de caídas que normalmente no darían como resultado la rotura de un hueso.

Clasificación

A diferencia de la mayoría de los otros cánceres, la gravedad del sarcoma de Ewing se etiqueta mediante clasificaciones en lugar de etapas. Hay tres clasificaciones del sarcoma de Ewing. La clasificación inicial es cuando el tumor está localizado, o en un solo lugar. En esta etapa, el cáncer es más fácil de tratar con éxito. Si la condición no se detecta temprano y comienza a diseminarse a otras partes del cuerpo, o se vuelve metastásica, el paciente ha pasado a la segunda etapa del cáncer. La tercera clasificación es el sarcoma de Ewing recurrente. Un paciente se etiqueta bajo esta clasificación si el cáncer se ha eliminado, pero luego regresa.

Diagnóstico

El sarcoma de Ewing se diagnostica a través de escáneres óseos, imágenes de resonancia magnética (MRI), análisis de sangre y biopsias. Aunque las exploraciones pueden detectar la presencia de cáncer en los huesos, una biopsia es la única forma de diagnosticar definitivamente el sarcoma de Ewing. Una vez que se ha diagnosticado el cáncer y se ha determinado la extensión del cáncer, puede comenzar el tratamiento.

Tratamiento

Los tratamientos más comunes para el sarcoma de Ewing son cirugía, radiación y quimioterapia. El tratamiento utilizado depende de tres cosas: el tamaño del tumor, la ubicación del tumor y la edad y la salud general del paciente. Si el tumor es metastásico o no, también juega un papel en la determinación de las opciones de tratamiento. La cirugía es a menudo la primera opción de tratamiento, lo que permite a los cirujanos extirpar el tumor y parte del tejido que lo rodea. La quimioterapia y los tratamientos de radiación destruyen las células cancerosas y pueden evitar que el tumor regrese.