Polimiositis

¿Qué es la polimiositis?

Pierna con dermatomiositis
La aparición de erupción cutánea caracteriza la dermatomiositis.

La polimiositis, o miopatía inflamatoria idiopática, es una enfermedad inflamatoria que afecta a los músculos. La polimiositis es una enfermedad autoinmune en la que los glóbulos blancos, o leucocitos, invaden el tejido muscular. Los pacientes con esta enfermedad presentan una debilidad muscular progresiva que suele empezar en el tronco del cuerpo. La polimiositis puede tratarse de varias formas para controlar la enfermedad. En algunos casos, especialmente en casos de diagnóstico precoz, la enfermedad puede llegar a remitir completamente.

Síntomas

La polimiositis suele aparecer durante la edad adulta, aunque se han dado caso en niños pequeños. Los primeros síntomas que aparecen son la fatiga y la debilidad. Estos síntomas pueden detectarse como dificultad para andar, levantar los brazos completamente o caídas relacionadas con la debilidad muscular. Estos síntomas van empeorando con el tiempo.

En caso de aparecer erupción cutánea, la enfermedad recibe el nombre de dermatomiositis.

Causas

Las causas de esta enfermedad no están claras. En ciertos casos, parece tener un origen genético, aunque también se ha observado que puede tener relación con ciertas enfermedades infecciosas. Aun así, hay casos en los que no se ha encontrado una explicación de por qué ha aparecido la polimiositis. Encontrar la causa es importante ya que facilita encontrar un tratamiento apropiado para tratar la causa subyacente.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la polimiositis requiere una evaluación física del paciente, una analítica de sangre y una biopsia muscular. Estas pruebas permitirán al médico examinar el tejido muscular para buscar signos de polimiositis.

El tratamiento de la polimiositis incluye:

  • corticosteroides: para reducir la inflamación y controlar los síntomas,
  • inmunosupresores: para debilitar el sistema inmune del paciente y evitar que la enfermedad provoque más daños,
  • fisioterapia: para ayudar al paciente a mejorar la fuerza muscular y recuperar el uso de los músculos.