Neurocisticercosis

¿Qué es la neurocisticercosis?

La neurocisticercosis es una enfermedad parasitaria en la cual las tenias del género Taenia invaden los tejidos del cerebro y del sistema nervioso central para formar quistes. Estos quistes, cuando están presentes en el tejido no neural, se conocen como cisticercos. Pueden formarse en muchos tejidos blandos del cuerpo, incluida la piel, los músculos y el corazón, pero la neurocisticercosis es la forma más peligrosa de infección.

Las larvas enquistadas pueden existir en un estado latente en el cerebro durante años sin provocar un ataque del sistema inmune. Solo cuando hay un gran número de quistes o cuando un quiste muere y libera su contenido, el cuerpo monta una respuesta inmune contra el patógeno invasor. La neurocisticercosis fue principalmente una enfermedad del mundo en desarrollo, pero se está observando con mayor frecuencia en los Estados Unidos. Por lo general, se detecta por resonancia magnética (MRI) durante las visitas al hospital por dolor de cabeza o convulsiones.

Causas

Los seres humanos entran en contacto con los huevos de tenia al ingerir alimentos contaminados con heces humanas, que contienen los huevos. Dado que la forma adulta de Taenia solium, la tenia del cerdo, solo puede existir en humanos, solo el material fecal humano contendrá huevos. Taenia sanginata, la tenia de la carne, rara vez causa neurocisticercosis. La cubierta protectora de los huevos es disuelta por el ácido del estómago y las larvas invasoras ingresan al torrente sanguíneo. A partir de ahí, pueden viajar a una serie de tejidos.

La cisticercosis también puede formarse en los cerdos cuando ingieren alimentos contaminados por huevos de tenia. Estos eclosionarán y formarán quistes en el cuerpo del cerdo. Si no se toman las precauciones adecuadas al procesar o cocinar productos de carne de cerdo para consumo humano, las larvas pueden ingresar al intestino delgado a través del proceso digestivo normal, engancharse a la pared intestinal y convertirse en una tenia adulta. En las personas que portan una tenia adulta, la autoinfección es posible a través de retroperistalsis, cuando el contenido del tracto digestivo se mueve en la dirección opuesta. Esto generalmente ocurre durante el vómito cuando los segmentos adultos de la tenia que contienen huevos son empujados hacia el estómago y los huevos eclosionan a través de la ruta de infección normal.

Tratamiento

La neurocisticercosis se puede tratar de varias maneras, de acuerdo con la cantidad, el estado y la ubicación de los quistes presentes en el sistema nervioso. Un solo quiste en el ojo puede requerir tratamiento quirúrgico para prevenir la ceguera causada por la presión del quiste contra el nervio óptico; un quiste en la columna vertebral puede provocar parálisis; Los cisticercos en el cerebro pueden provocar ataques epilépticos, según su ubicación. Un quiste larval viable provocará solo una respuesta inmune muy débil, pero un quiste deteriorado liberará su contenido en el entorno del huésped, lo que provocará un ataque del sistema inmune.

Si un paciente debe ser tratado o no es un tema controvertido. Algunos investigadores creen que el uso de drogas antiparasitarias que matan a las larvas solo agravará los síntomas del paciente, ya que es el quiste muerto el que provoca una respuesta inmune. Cuando se prescribe el tratamiento, generalmente implica una combinación de medicamentos antiparasitarios y antiinflamatorios. En muchos casos, los pacientes con un pequeño número de quistes no serán tratados con medicamentos. La extirpación quirúrgica de los quistes se acompaña de fármacos antiinflamatorios. Los pacientes cuyas convulsiones son causadas por un quiste muerto generalmente no se tratan, pero los síntomas deben disminuir a medida que el cuerpo va eliminando gradualmente las larvas.

Prevención

La neurocisticercosis está presente en el 70% – 90% de los pacientes que presentan convulsiones sintomáticas agudas. Las convulsiones epilépticas generalmente comienzan cuando el quiste aún es viable o está empezando a degenerar. Sin embargo, las convulsiones crónicas son causadas principalmente por quistes muertos. El primer episodio epiléptico generalmente ocurre cuando el quiste comienza a degenerar al liberar su contenido en el cerebro. La ubicación del quiste en el cerebro y la respuesta inmune del paciente son los factores que desencadenan la primera convulsión. La neurocisticercosis se puede prevenir practicando una higiene adecuada y cocinando o congelando carnes a fondo. Tenga cuidado con cualquier alimento de lugares donde los desechos humanos se puedan usar como fertilizante.