Leiomioma

¿Qué es un leiomioma?

Leiomioma uterino
Los leiomiomas son crecimientos benignos en el útero.

Un leiomioma es un crecimiento que aparece dentro del revestimiento del útero. Casi todos los leiomiomas son benignos (no cancerosos), y la mayoría no causa síntomas físicos adversos. Sin embargo, si un ginecólogo nota un crecimiento, generalmente realizará una serie de pruebas de diagnóstico para asegurarse de que el tumor sea realmente benigno. Los leiomiomas pequeños y asintomáticos no suelen necesitar tratamiento, aunque un médico puede decidir extirpar quirúrgicamente un tumor grande o sospechoso.

Causas

Los médicos no están seguros de por qué se forman los leiomiomas, pero se han asociado con factores genéticos heredados y desequilibrios hormonales. Un leiomioma comienza cuando un pequeño grupo de células musculares lisas anormales dentro del revestimiento del útero crece y se replica, formando eventualmente una masa dura. Muchos tumores son demasiado pequeños para ser vistos o sentidos, aunque es posible que un leiomioma crezca lo suficiente como para ejercer presión sobre el útero e irritar el tejido circundante. Los crecimientos aparecen con mayor frecuencia en mujeres entre las edades de 30 y 50.

Síntomas

Si bien la mayoría de los leiomiomas son asintomáticos, es posible experimentar patrones de menstruación anormales y sangrado abundante. Algunas mujeres sufren calambres frecuentes, dolor pélvico crónico, estreñimiento y ganas frecuentes de orinar. Cualquier síntoma inusual o doloroso se debe informar a un ginecólogo lo antes posible para que el médico pueda verificar si hay leiomiomas u otros trastornos del aparato reproductor.

Diagnóstico

Si un leiomioma es lo suficientemente grande, un ginecólogo puede hacer un diagnóstico simplemente inspeccionando y sintiendo el tumor. Él o ella pueden tomar imágenes de ultrasonido del útero para confirmar la presencia de crecimientos más pequeños. Para descartar el cáncer, las muestras de sangre y tejido generalmente se recolectan y analizan en un laboratorio. El médico puede determinar el mejor curso de tratamiento después de hacer un diagnóstico preciso.

Tratamiento

Las mujeres que no experimentan síntomas dolorosos pueden no necesitar tratamiento. En cambio, se los alienta a programar chequeos regulares para asegurarse de que los tumores no crezcan o se vuelvan cancerosos. A un paciente que experimenta dolor pélvico o sangrado abundante se le pueden recetar anticonceptivos orales, hormonas o medicamentos antiinflamatorios para reducir los síntomas adversos. La cirugía generalmente se reserva para un tumor anormalmente grande o un crecimiento que el médico sospecha que puede volverse canceroso a tiempo.

Un cirujano experto tiene varias opciones para tratar un leiomioma. Muchos crecimientos pueden reducirse cortando su suministro de sangre, un procedimiento llamado embolización de la arteria uterina. Los crecimientos grandes a menudo se tratan aplicando nitrógeno líquido para congelarlos y matarlos o extirparlos físicamente del revestimiento del útero con un bisturí. En raras ocasiones, se necesita una histerectomía para extirpar parte o la totalidad de un útero dañado. La mayoría de las mujeres experimenta recuperaciones completas después de los procedimientos quirúrgicos, aunque es posible que reaparezcan los crecimientos.