Intoxicación por dióxido de carbono

¿Qué es la intoxicación por dióxido de carbono?

El envenenamiento por dióxido de carbono es una condición en la que el cuerpo no puede eliminar el dióxido de carbono o está expuesto a niveles de dióxido de carbono más allá del nivel de tolerancia del cuerpo. También se llama hipercapnia o hipercapnia, desencadena taquipnea, un aumento en la frecuencia respiratoria para expulsar el exceso de dióxido de carbono. Cuando esta taquipnea refleja falla, puede ser fatal. Además del aumento de la respiración, los efectos del envenenamiento por dióxido de carbono incluyen dificultad para respirar, enrojecimiento de la piel y cambios neurológicos. El tratamiento implica facilitar la eliminación del exceso de dióxido de carbono en la sangre, generalmente a través de la intubación, y la administración de oxígeno a través de tanques de oxígeno.

Causas

Hay dos causas de envenenamiento por dióxido de carbono: causas intrínsecas, cuando la causa está dentro del cuerpo de la persona, y causas extrínsecas, cuando la causa es la elevación de los niveles de dióxido de carbono en el aire inhalado. Esta condición puede ocurrir en personas que tienen un problema pulmonar, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y en personas con hipoventilación. Puede ocurrir entre personas que tienen intoxicación por opioides o disminución de la conciencia. La exposición ambiental a niveles anormalmente elevados de dióxido de carbono, como lo que ocurre durante las erupciones volcánicas, también puede conducir a esta condición. La exposición al dióxido de carbono congelado o al hielo seco también puede provocar hipercapnia.

Síntomas

Los síntomas de intoxicación por dióxido de carbono se pueden dividir en síntomas leves y síntomas graves en función de la cantidad de dióxido de carbono inhalado. Los síntomas leves ocurren cuando la concentración de dióxido de carbono es de alrededor del 1%, o 10,000 partes por millón, y estos síntomas incluyen espasmos musculares o espasmos, aleteo de manos, enrojecimiento de la piel y disminución del estado de alerta. Los síntomas severos ocurren cuando los niveles de dióxido de carbono están por encima del 5%, y estos síntomas incluyen dolor de cabeza, desorientación, hiperventilación y letargo. Los signos de intoxicación por dióxido de carbono incluyen aumento de la presión arterial, aumento de la frecuencia respiratoria, aumento o irregularidad del ritmo cardíaco y aumento del gasto cardíaco. Estos pueden progresar a pérdida de la conciencia, coma, convulsiones y muerte.

Diagnóstico

El diagnóstico de hipercapnia se realiza tomando el historial médico del paciente, observando los signos y síntomas y realizando pruebas de laboratorio. Se dice que una persona tiene hipercapnia si el nivel de dióxido de carbono excede 45 milímetros de mercurio (mmHg). Como resultado, el potencial de hidrógeno (pH) de la sangre se vuelve ácido. El cuerpo generalmente compensa la hipercapnia al aumentar la concentración de bicarbonato en la sangre. También se espera una medición de bicarbonato sérico superior a 28 miligramos por decilitro (mg / dL) en el envenenamiento por dióxido de carbono.

Tratamiento

El tratamiento de envenenamiento por dióxido de carbono se enfoca tanto en la eliminación del exceso de dióxido de carbono del cuerpo como en la administración de oxígeno puro para mantener los procesos corporales normales. Por lo general, se realizan medidas de emergencia, que incluyen la incubación endotraqueal y el suministro de líquidos y medicamentos por vía intravenosa para regular la frecuencia cardíaca y el gasto cardíaco del paciente. Los efectos a largo plazo del envenenamiento por dióxido de carbono incluyen el deterioro o deterioro de las funciones nerviosas, incluida la disminución de la capacidad cognitiva y el deterioro de la memoria. Es importante evitar esto asegurando que los trabajadores expuestos al dióxido de carbono reciban una ventilación adecuada.