Intoxicación por cloro

¿Qué es la intoxicación por cloro?

El envenenamiento con cloro ocurre cuando el cloro químico es tragado, inhalado o internalizado en el cuerpo. Utilizado para prevenir el crecimiento de bacterias, el cloro se utiliza como un desinfectante comercial e industrial, más comúnmente en piscinas e instalaciones de tratamiento de agua. Una vez que ingresa al cuerpo, el cloro se vuelve extremadamente corrosivo y tóxico y requiere atención médica inmediata.

Causas

A menudo utilizado en la producción de pesticidas, refrigerantes y productos de limpieza y desinfección, el cloro es fácilmente detectable por su olor acre. La mayoría de los casos de intoxicación se producen cuando el polvo de cloro se mezcla con lejía, lo que provoca la liberación de gas clorado. Incluso cuando se usa en bajas concentraciones, el cloro puede tener un efecto devastador en las personas si se usa, almacena o maneja de manera inadecuada.

La capacidad del cloro para formar ácido clorhídrico e hidrocloroso cuando reacciona con la humedad es lo que lo hace tan peligroso. La exposición al cloro puede ocurrir por inhalación, ingestión o por contacto con la piel o las membranas mucosas. La ruta y la duración de la exposición juegan un papel crítico en el diagnóstico y el tratamiento.

Síntomas

Cuando se inhala, el cloro puede provocar hinchazón de la garganta y promover la acumulación de líquido en los pulmones, también conocido como edema pulmonar, lo que provoca dificultad para respirar. El cloro que se ingiere no solo quemará la garganta y el esófago, sino que también provocará dolor abdominal intenso y vómitos. La pérdida de visión puede ocurrir si se introduce cloro, en cualquier forma pura, a los ojos. Si el cloro ingresa al torrente sanguíneo a través de una abertura en la piel, puede afectar gravemente los niveles de ácido, conocido como pH, y dañar los órganos internos. En otros casos de exposición, cuando se internaliza el cloro, la presión arterial puede caer en picado y el sistema circulatorio de un individuo se verá comprometido y en riesgo de colapso.

Diagnóstico

En situaciones de crisis, el tiempo es crítico, por lo que se debe buscar atención médica inmediatamente después de la confirmación de la intoxicación con cloro. Un individuo que experimenta intoxicación por cloro se volverá sintomático minutos después de la exposición. La gravedad de los síntomas depende de una serie de factores, que incluyen cómo se introdujo el cloro en el cuerpo, la cantidad y concentración y la duración de la exposición. Antes de buscar tratamiento médico, se debe determinar cada uno de los factores mencionados anteriormente, así como también el peso, la edad y el tiempo de exposición.

Durante un examen médico inicial, un proveedor de atención médica documenta y monitorea la presión arterial, la respiración, la temperatura y el pulso del individuo. Un diagnóstico de intoxicación con cloro se basa principalmente en un examen clínico y no en pruebas de laboratorio. En los casos de exposición por ingestión, se inserta una cámara por la garganta en el esófago y el estómago, un proceso conocido como endoscopia, para determinar la gravedad del daño. Cuando se produce la exposición por inhalación, se utiliza una broncoscopia, una pequeña cámara insertada en la tráquea, para establecer el alcance de las quemaduras que se producen en las vías respiratorias y los pulmones de un individuo.

Tratamiento

El tratamiento se determina por la ruta, la gravedad y la duración de la exposición al cloro. Las opciones de tratamiento para el envenenamiento por cloro incluyen inicialmente la introducción de fluidos para purgar el sistema, en casos de ingestión; riego, lavado de la piel expuesta; y la administración de oxígeno para ayudar con la respiración. Casos críticos de intoxicación con cloro pueden requerir hospitalización para recibir atención médica adicional.