Intoxicación por cafeína

¿Qué es la intoxicación por cafeína?

La intoxicación con cafeína puede ocurrir cuando una persona consume un nivel peligroso de la droga en forma de café, refrescos, bebidas energéticas, chocolate o medicamentos. La cafeína es un estimulante que aumenta la actividad en el sistema nervioso central y dilata los vasos sanguíneos en el cuerpo. En pequeñas dosis, puede proporcionar un aumento positivo y temporal en el estado de alerta. La sobredosis de la sustancia, sin embargo, puede provocar dolores de cabeza, temblores, confusión y otros efectos secundarios negativos. Convulsiones, coma e incluso la muerte pueden ocurrir en casos graves de intoxicación con cafeína.

Causas

No existe una cantidad precisa y universal de cafeína que sea tóxica para todos. La edad, el peso, la salud y el historial de la persona con la sustancia son factores que determinan cuándo se producirán los efectos del envenenamiento por cafeína. Consumir más de 500 miligramos de cafeína, aproximadamente la cantidad que se encuentra en seis tazas de café, se considera peligroso para la mayoría de los adultos. Los niños y los bebés pueden desarrollar síntomas de intoxicación con cafeína a dosis mucho más bajas. En general, se cree que tomar más de 10 gramos de cafeína en un corto período de tiempo probablemente sea fatal.

Síntomas

Los primeros síntomas de la intoxicación con cafeína pueden incluir aturdimiento, ansiedad y aumento del ritmo cardíaco. Una persona también puede tener problemas gastrointestinales, como náuseas, vómitos y diarrea. Si se introduce más cafeína en el cuerpo, una persona puede desarrollar dolores en el pecho, confusión mental, temblores de manos y piernas y palpitaciones cardíacas. Es posible tener un ataque o entrar en coma cuando el cuerpo se siente abrumado por el estimulante.

Diagnóstico y tratamiento

Si una persona muestra signos de intoxicación por cafeína, es vital buscar atención médica de emergencia. Los paramédicos o el personal de la sala de emergencias pueden evaluar la respiración, la frecuencia cardíaca y la actividad cerebral y proporcionar el tratamiento adecuado para estabilizar los signos vitales. A los pacientes a menudo se les administran líquidos por vía intravenosa y tabletas de carbón para contrarrestar la toxicidad de la cafeína en sus sistemas. Una bomba de estómago puede ser necesaria para eliminar grandes cantidades de líquido. Medicamentos adicionales y técnicas clínicas pueden ser necesarios para reducir la frecuencia cardíaca y prevenir las convulsiones.

Prevención

El envenenamiento por cafeína es casi siempre prevenible. Una persona debe tomar nota de la cantidad de cafeína que consume cuando toma café, té, refrescos o bebidas energéticas para evitar una sobredosis. Es importante seguir cuidadosamente las instrucciones de dosificación con medicamentos de venta libre y con receta que contienen cafeína. Finalmente, los chocolates y las píldoras deben mantenerse fuera del alcance de los niños pequeños y los bebés en todo momento.