Hiperbilirrubinemia

¿Qué es la hiperbilirrubinemia?

La hiperbilirrubinemia es el término médico para la ictericia en un recién nacido causada por una cantidad excesiva de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es la sustancia que se forma cuando los glóbulos rojos se descomponen y los recién nacidos todavía no pueden eliminarla del cuerpo. Cuando esta sustancia se acumula en la sangre y otros fluidos del cuerpo, provoca ictericia o una coloración amarillenta de la piel y el tejido. La ictericia puede aparecer al nacer o en cualquier momento posterior, dependiendo de la causa subyacente de la hiperbilirrubinemia.

Causas

Cuando un bebé está dentro del útero, la placenta excreta bilirrubina. Sin embargo, cuando nace el bebé, el hígado comienza a asumir esta función. La hiperbilirrubinemia ocurre debido a la capacidad limitada del bebé para deshacerse de la sustancia durante los primeros días después del nacimiento. El amarilleamiento de la piel es una ocurrencia común entre los recién nacidos debido a este problema, que se conoce como ictericia fisiológica.

Otras causas comunes de hiperbilirrubinemia incluyen enfermedad hemolítica y función hepática inadecuada. La enfermedad hemolítica, también conocida como enfermedad Rh, es una condición en la que hay demasiados glóbulos rojos en el cuerpo. Esto provoca ictericia cuando los glóbulos rojos excesivos producen demasiada bilirrubina. El bebé no puede excretar la bilirrubina lo suficientemente rápido, por lo que comienza a acumularse en la sangre, causando el característico color amarillento de la piel.

Factores de riesgo

Tanto los recién nacidos a término como los recién nacidos prematuros pueden verse afectados por la hiperbilirrubinemia. Es más común en los recién nacidos que nacieron prematuramente, muy probablemente porque los órganos no se han desarrollado completamente y no están funcionando completamente al nacer. Los bebés con madres diabéticas o madres con enfermedad Rh también tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Síntomas

En la mayoría de los casos, la hiperbilirrubinemia no es una afección potencialmente mortal y no se requiere tratamiento médico. El bebé finalmente comenzará a excretar el exceso de bilirrubina en la sangre y volverá a la normalidad. Sin embargo, si la intensidad del pigmento amarillo de la piel aumenta o el comportamiento del bebé cambia, esto podría ser una indicación de niveles nocivos de bilirrubina en la sangre. Siempre es mejor consultar a un médico si se observa ictericia en un bebé para asegurarse de que los niveles de bilirrubina no sean lo suficientemente altos como para causar daño. Si los niveles se vuelven demasiado altos y no se administra el tratamiento, la afección puede causar daño cerebral, problemas de conducta, pérdida de la audición y retraso mental.

El tratamiento más común para la hiperbilirrubinemia es la fototerapia, que consiste en exponer al bebé a luz brillante y fluorescente. La luz transforma la bilirrubina en la sangre en una sustancia que el cuerpo puede eliminar más fácilmente. La fototerapia generalmente se administra en un hospital, pero también se puede usar para tratar al niño en el hogar en casos leves. Si la ictericia es causada por una afección subyacente, este problema deberá tratarse. En casos muy raros y graves, puede ser necesaria una transfusión de sangre para tratar la hiperbilirrubinemia.