Encondroma

¿Qué es un encondroma?

Encondroma en la tibia
Encondroma en la tibia

Un encondroma es un tipo de tumor benigno en el tejido del cartílago que se encuentra en el interior de un hueso. En la mayor parte de los casos, un encondroma no causa ningún dolor ni  ningún tipo de síntoma físico adverso. Aun así, en caso que el tumor sea muy grande o si hay muchos tumores, un encondroma puede provocar fracturas o deformidades óseas. Por lo general, los encondromas aparecen en los huesos pequeños de las manos y los pies, aunque pueden aparecer en cualquier otro hueso del cuerpo. No es habitual que se requiera ningún tratamiento más alla de la extracción quirúrgica del tumor y la reparación del hueso dañado.

Causas

La causa de los encondromas no está clara. Pueden ser el resultado de un cartílago embrionario creciendo dentro de un hueso ya desarrollado. Suelen aparecer en niños y jóvenes de entre 10 y 20 años sin distinguir entre hombres y mujeres.

Diagnóstico

Los encondromas son indoloros y asintomáticos, de modo que se suelen detectar como consecuencia de pruebas diagnósticas para otras lesiones o enfermedades. En caso que el médico sospeche de la presencia de un encondroma responsable de una fractura o deformidad ósea, se suelen usar radiografías o resonancias magnéticas para confirmar el diagnóstico. Una vez confirmada la presencia de un encondroma, en función del tamaño del tumor y de la ubicación, el médico decidirá el tratamiento más adecuado. Es muy importante confirmar que los tumores óseos detectados no muestren signos de cáncer.

Complicaciones

Si un encondroma crece lo suficiente para ejercer una fuerte presión sobre el hueso, puede llegar a provocar una fractura. Una presión constante también puede llegar a provocar deformidades en manos o pies. En el caso de la enfermedad de Ollier, aparecen múltiples encondromas en un mismo hueso. El síndrome de Maffucci es una enfermedad similar en la que los tumores del cartílago óseo vienen acompañados de tumores en los vasos sanguíneos. Ambas afecciones pueden provocar fracturas, deformidades y dolor crónico.

Tratamiento

La cirugía suele ser suficiente para prevenir futuras complicaciones de pequeños encondromas. En caso de un tumor grande, se puede extirpar el tumor y luego injertar tejido nuevo en el hueso. Después de los procedimientos quirúrgicos que acabamos de describir, es importante que el médico realice un seguimiento mediante resonancias magnéticas para controlar la consolidación ósea. No es en absoluto frecuente que un encondroma reaparezca, aunque un paciente con un encondroma puede tener otros tumores en otras partes del cuerpo sin saberlo.