Bronquitis

¿Qué es la bronquitis?

La bronquitis es una infección de los bronquios.
La bronquitis es una infección respiratoria de los bronquios.

La bronquitis es una inflamación de la mucosa de los bronquios que son los encargados de llevar el aire hasta los pulmones. Puede ser aguda (si dura alrededor de 3 semanas) o crónica (si dura unos 3 meses). Es una enfermedad respiratoria que provoca que la membrana mucosa de los bronquios de los pulmones se inflame y estreche la vía respiratoria de los pulmones.

Síntomas

Tanto si la bronquitis es aguda o crónica, los síntomas serán estos:

  • Tos seca o con flema.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Producción de esputo.
  • Fatiga.
  • Dificultades para respirar.

Si la tos es con flema puede significar que el tracto respiratorio inferir y el pulmón infectados y podría ser un síntoma de la neumonía. Si la tos es muy fuerte pueden haber daños internos en las costillas. Si aparecen sibilancias puede ser un síntoma de la bronquitis asmática.

Causas

Principalmente la bronquitis suele estar causada por los mismos virus que provocan el resfriado y la gripe. El virus se encuentra en los gérmenes que salen de la boca y la nariz cuando se estornuda o tose. Estas gotas se quedan en el aire y finalmente se quedan en la superficie durante 24 horas en las cuales la gente se puede infectar con contacto físico si sus sistemas inmunes está comprometidos por cualquier razón.

También puede estar causada por la inhalación de sustancias irritantes como el humo, productos químicos, como el polvo o las fibras textiles, o el humo del tabaco. Éste último es el principal causante de la bronquitis crónica por eso es muy importante dejar de fumar cuanto antes.

La bronquitis ocurre con mayor frecuencia durante la temporada de resfriados y la gripe, por lo general junto con una infección respiratoria superior.

Factores de riesgo

Hay algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer bronquitis como:

  • Fumar.
  • Tener el sistema inmune debilitado.
  • Estar expuesto a sustancias irritantes.
  • Tener reflujo gástrico.

Complicaciones

Normalmente una simple bronquitis no suele ser motivo de preocupación y no provoca ninguna complicación excepto la aparición de la neumonía. Si se sufre bronquitis repetidamente al final puede aparecer una enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Diagnóstico

Como la bronquitis tiene unos síntomas parecidos a otras enermedades como el resfriado común y la gripe, se realizará un examen físico y algunas pruebas:

  • Con el estetoscopio se escuchará el ruido de los pulmones al respirar.
  • Una radiografía de tórax para descartar otras enfermedades como la neumonía.
  • Un examen de esputo para descartar la tos ferina.
  • Una prueba de función pulmonar con un espirómetro.

Tratamiento

La mayoría de casos de bronquitis no requieren un tratamiento extraordinario y se suele tratar en casa. El tratamiento de la bronquitis dependerá de la causa:

  • Medicamentos para eliminar la tos y las secreciones.
  • Inhaladores broncodilatadores para abrir las vías respiatorias y disminuir las sibilancias.
  • Antibióticos.

En algunos casos se requiere hospitalización si el paciente empeora.

Remedios caseros

Aunque no hay una manera de curar la bronquitis, hay algunos factores que pueden mejorar los síntomas, como:

  • Usar un humificador,
  • Evitar irritantes pulmonares.
  • Utilizar una máscara en espacios contaminados.
  • Beber muchos líquidos.
  • Tomar miel y limón, jengibre, laurel y almendras.

También se pueden tomar algunos medicamentos como:

  • El acetaminofeno.
  • La aspirina.
  • El ibuprofeno.
  • El naproxeno.

Prevención

Hay algunos factores que pueden reducir el riesgo de padecer bronquitis, como:

  • No fumar.
  • Vacunarse.
  • Lavarse las manos.
  • Usar máscaras para no infectarse.
  • Evitar la exposición a irritantes.