Bilioma

¿Qué es un bilioma?

Un bilioma o quiste biliar es una acumulación de bilis dentro del abdomen que se ha encapsulado con células epiteliales. Ciertas situaciones pueden contribuir a la formación de este tipo de quiste, y hay varias opciones de tratamiento disponibles, dependiendo de su ubicación, tamaño y gravedad. Los síntomas asociados con un quiste biliar pueden variar, y algunos pacientes experimentan problemas como dolor abdominal y sensibilidad o síntomas como fiebre y confusión, si el quiste se infecta.

Causas

La bilis, un fluido producido en el hígado, juega un papel en el proceso digestivo. Dos razones comunes para la formación de un bilioma incluyen daño al hígado y problemas con el conducto biliar. Estos depósitos también pueden formarse después de la remoción de la vesícula biliar. El quiste se puede identificar con el uso de imágenes de ultrasonido del abdomen, en las que el depósito de bilis se mostrará claramente en la imagen. Las imágenes pueden usarse para determinar si es necesario o no tomar medidas.

Tratamiento

En algunos casos, el problema se resolverá por sí solo, con el cuerpo reabsorbiendo gradualmente los contenidos. En otros casos, el quiste puede requerir drenaje, especialmente si es grande y el cuerpo no puede despejarlo solo o cuando se infecta. Si se produce una infección, el drenaje irá acompañado de un enrojecimiento para asegurarse de que todo el material infectado se haya eliminado. También se puede dejar un drenaje, dependiendo de las circunstancias, para que pueda drenar mientras cicatriza.

Si es necesario drenar un bilioma, se puede recomendar el uso de antibióticos para prevenir o tratar la infección. Estos medicamentos pueden abordar el crecimiento de microorganismos que pueden aprovechar el problema para obtener un punto de apoyo en el cuerpo. Los medicamentos antiinflamatorios también se pueden recetar para tratar la inflamación y la hinchazón que pueden causar molestias al paciente. También se le puede recomendar al paciente que descanse mientras sana el quiste biliar.

Factores de riesgo

Las personas que están en riesgo de tener bilis incluyen aquellas con daño hepático o personas que se sometieron a un procedimiento de colecistectomía. Por lo general, estos pacientes son monitoreados en busca de signos de complicaciones, como quistes, que permiten a los profesionales de la salud detectar las complicaciones antes de que se conviertan en un problema médico grave. Esta es una razón importante para realizar y mantener citas de seguimiento, ya que los problemas médicos pueden no generar síntomas en sus etapas iniciales, por lo que un paciente puede sentirse saludable, pero necesita tratamiento.