Arteritis de Takayasu

¿Qué es la arteritis de Takayasu?

La arteritis de Takayasu es una inflamación de las arterias principales del tórax, especialmente la aorta. Es una afección poco común, que afecta principalmente a mujeres de entre 10 y 30 años. Los médicos no comprenden por completo qué causa la inflamación aórtica, aunque la investigación sugiere que la arteritis de Takayasu puede ser un trastorno autoinmune heredado. Cuando la afección se descubre temprano, los médicos generalmente pueden reducir la inflamación con medicamentos o colocación de stents quirúrgicos. Un caso grave o no diagnosticado puede provocar cicatrices permanentes, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

La aorta y sus ramas suministran al cuerpo sangre fresca. En el caso de la arteritis de Takayasu, el flujo sanguíneo está restringido debido a la irritación, inflamación y cicatrización del tejido arterial. El sistema inmune del cuerpo parece iniciar la inflamación, ya que ataca por error al tejido sano. La arteritis de Takayasu es más común entre las mujeres jóvenes de las poblaciones asiáticas, aunque puede afectar a cualquier persona. Dado que los profesionales médicos no están seguros de las causas, otros factores de riesgo no han sido identificados.

Síntomas

Es probable que una persona que padece esta afección experimente síntomas similares a los de la gripe al principio, como dolor en las articulaciones, fiebre y fatiga. A medida que la inflamación empeora, un individuo puede notar dolores en el pecho, dolores de cabeza y debilidad significativa. Si Takayasu no se trata, puede ocasionar coágulos sanguíneos potencialmente mortales y presión arterial alta. Dependiendo de la ubicación y la gravedad de un coágulo, una persona puede estar en riesgo de un accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o insuficiencia respiratoria.

Diagnóstico

Dado que los síntomas asociados con la arteritis de Takayasu son similares a los que se encuentran con muchas otras enfermedades, los médicos no siempre hacen diagnósticos precisos de inmediato. Un especialista generalmente puede diferenciar la afección realizando pruebas de diagnóstico por imágenes. Las angiografías y las tomografías computarizadas pueden revelar la alteración del flujo sanguíneo y la inflamación en las arterias principales del tórax. Si los hallazgos no son concluyentes, el médico puede decidir extraer una pequeña muestra de tejido aórtico para el análisis de laboratorio.

Tratamiento

Los médicos basan las medidas de tratamiento en el escenario y la gravedad de la arteritis de Takayasu. Los casos leves a menudo se pueden curar con corticosteroides, medicamentos que ayudan a detener la respuesta inflamatoria del sistema inmune. La cirugía es necesaria si la condición restringe severamente el flujo sanguíneo. El procedimiento más común consiste en ensanchar la arteria afectada e insertar un stent de alambre para mantener las paredes separadas. La mayoría de los pacientes que reciben tratamiento para Takayasu artertis se recuperan en unos pocos meses, aunque la afección en ocasiones puede regresar meses o incluso años después. Las visitas de seguimiento al médico son importantes para controlar la recuperación y prevenir futuras complicaciones.