Angiosarcoma

¿Qué es un angiosarcoma?

Un angiosarcoma es un tipo de tumor canceroso raro que aparece dentro del revestimiento de un vaso sanguíneo. Tal tumor puede surgir potencialmente en cualquier vena o arteria del cuerpo, pero la mayoría de los angiosarcomas se encuentran cerca de la superficie de la piel o dentro de los ganglios linfáticos. A menudo es difícil para los médicos identificar una causa específica de un angiosarcomas, pero los tumores se han asociado estrechamente con las toxinas ambientales y la radioterapia para otros tipos de cáncer. El tratamiento generalmente consiste en una combinación de quimioterapia, radioterapia y cirugía siempre que sea posible.

Causas

Al igual que con la mayoría de los tumores cancerosos, un angiosarcoma se desarrolla cuando las células locales no pueden completar sus ciclos de vida normalmente. En lugar de expirar y ser reemplazado por tejido nuevo, las células en el revestimiento endotelial de un vaso sanguíneo comienzan a replicarse incontrolablemente. Un tumor puede desarrollarse muy rápidamente una vez que comienza la replicación, en algunas semanas o meses en algunos casos. Las causas exactas de los tumores angiosarcoma no están claras, pero la radiación, la lesión directa a los vasos y la exposición a productos químicos industriales y agrícolas pueden desencadenar su desarrollo.

Síntomas

Los síntomas de un angiosarcoma pueden variar considerablemente según la ubicación del tumor y la etapa de progresión. Un sarcoma cutáneo en el cuero cabelludo, la cara o en cualquier otro lugar de la piel crea una lesión oscura y dolorosa, similar a un hematoma. Los angiosarcomas en los ganglios linfáticos o los senos tienden a causar hinchazón y pueden o no ser dolorosos. Cuando el hígado se ve afectado, es probable que una persona experimente dolor abdominal, fatiga y pérdida de peso. Finalmente, un angiosarcoma que se desarrolla dentro de un vaso sanguíneo en el pulmón puede provocar tos y dolores de pecho severos.

Diagnóstico

Un médico que sospecha un angiosarcoma basado en los síntomas puede realizar una serie de pruebas de diagnóstico por imágenes para detectar tumores físicos. Una vez que se detecta una masa, se extrae una pequeña muestra de tejido y se analiza en un laboratorio del hospital. Si se descubre que un tumor es maligno, se necesitan exámenes adicionales para ver si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, los médicos eligen combatir los angiosarcomas con tratamientos de radiación y quimioterapia. Si un tumor está bien definido debajo de la piel o en el tejido linfático, la cirugía puede ser posible. Un cirujano puede intentar extirpar el tumor y reparar el tejido vascular circundante. Los angiosarcomas tienden a ser muy persistentes, sin embargo, y es posible que un tumor regrese incluso después de un curso de tratamiento aparentemente exitoso. Cuando no se puede eliminar el cáncer, un paciente puede necesitar recibir tratamientos de quimioterapia y tomar medicamentos para controlar los síntomas por el resto de su vida.